jueves, febrero 09, 2012

Jar Jar, un Tusken y Watto